lunes, 19 de septiembre de 2016

Desarraigo

Desarraigo
VERÓNICA VEGA | La Habana | 19 de Septiembre de 2016 - 08:59 CEST.

Cuando se habla del resultado efectivo de la revolución cubana, no puedo
dejar de pensar en una palabra que cada día se hace más perceptible y
patente: desarraigo.

Más abarcadora que "exilio", porque se puede aplicar por igual a
ausentes y a presentes, y no está reñida con la ambigüedad del propio
término "ausencia", tan relativo. Y más profunda, ya que atañe a lo
visible y a lo invisible, a esas raíces ocultas, torcidas y renegadas,
que subsisten en las almas de tantos hijos de Cuba.

Su sentido se percibe de un golpe en los estragos más evidentes: el
éxodo que no cesa y crece; en la depauperación de nuestras ciudades, de
la apariencia y vestimenta del ciudadano cubano; en su conducta social.
Pero también en su lastrado sentido de pertenencia a su propio país.

El cubano se siente excluido en la organización y administración de sus
intereses más directos. El efecto de esa política de marginación se
refleja en indiferencia por su propio entorno, en actitudes incívicas
que son la reproducción de un sistema inmoral que lo induce a la
inmoralidad continuamente.

El estigma del desarraigo está en los jóvenes que se deslumbran con todo
lo que provenga de "afuera": un auto, un equipo electrónico, una ropa,
una película, una bandera ajena, un modo de vida que destile libertad
económica, de acción, de pensamiento.

Ese estigma está en la falsa indolencia por el acontecer político, no la
política oficial que satura los medios sino la extraoficial, la de los
que se han atrevido a romper la hipnosis y a reaccionar, reclamando su
derecho a opinar sobre el destino de su país. La apoliticidad de los
cubanos, especialmente de los jóvenes, es una de las peores secuelas del
desarraigo. Y su expresión más grotesca es el hecho de que se hayan
podido mantener, aun a mínima escala, los actos de repudio, degeneración
de un concepto de nacionalismo que se nos inculcó intencionalmente
deformado.

La prohibición de la religión fue una de las incisiones más dañinas,
desterró valores universales que ayudan a sostener el equilibrio de la
ética en el entramado social. Reemplazada por un sistema de valores
espurio que, siendo concebido para manipular y controlar a través de la
expresión del egoísmo, no puede manifestar virtudes sino vicios:
intolerancia, miedo, odio, envidia, insolidaridad… Un sistema de valores
que no genera evolución, sino involución.

El control estatal de la información es la causa del enorme
desconocimiento del cubano en tantos temas que domina hasta un
adolescente del Primer Mundo, es la razón de su parcialidad y
analfabetismo político y jurídico, pero también de la ignorancia general
sobre su propia cultura, su historia e incluso su geografía. El
monopolio de los recursos y los medios de producción han derivado en
sempiterna pobreza material, el atraso tecnológico y su limitación de
movimiento dentro y fuera de Cuba.

El resultado es simplemente matemático: la gente descubre que no puede
cambiar nada, que su opinión no cuenta. Entonces, ¿en dónde descansa su
autonomía? En irse, si puede, o en sobrevivir y/o prosperar con los
medios que le facilita esa misma corrupción, sin identificarse con la
sociedad en la que está insertado. Pero, ¿cómo ser del todo insensible a
aquello que lo afecta directamente y día a día? Construyendo espejismos
de seguridad: una casa lo más cómoda posible, un trabajo "rentable"
aunque el precio de sus réditos sea la tranquilidad, lo cual significa
que tal seguridad no existe. No hay seguridad sino está garantizada y
protegida por la misma ley.

Este sistema enfermo que empezó desde arriba hacia abajo, y aquí ha
seguido expandiéndose por falta de alternativas, ahora se retroalimenta
carcomiendo sus mismas bases. La salud pública, la educación, el
deporte… Ese que sostuvimos con nuestra precaria economía, sin poder
elegir, como sucedáneo del patriotismo auténtico, ingenuamente
conmovidos por triunfos, récords y medallas que en nada cambiaban
nuestra angustiosa cotidianeidad.

El cine cubano, también amordazado por la política oficial, ha crecido
disforme, sin poder expresarse a plenitud. Salvo loables excepciones,
las películas del patio redundan en argumentos y personajes
estereotipados que no representan nuestra complejidad. Ni siquiera las
más atrevidas, que llegan atrasadas por las restricciones de la
permisividad, donde los héroes apenas consiguen ser humanos y las
historias jamás alcanzan la actualidad.

La salud, la educación, los emblemas que todavía se ostentan con gran
pompa, no han escapado al proceso destructivo. Se compra la atención
médica con regalos, se paga por traslado en ambulancias, a veces por
ingresos, y hasta por turnos de operaciones quirúrgicas. La venta de
exámenes en escuelas secundarias, preuniversitarios, tecnológicos, FOC
(Facultad Obrero Campesina), ya no es noticia.

¿Cómo la falsedad, el fraude, podrían forjar certeza, arraigo,
identidad? ¿Cón qué parte de su Isla puede sentirse identificado el cubano?

¿Con las calles rotas y esquinas con basureros desbordados, aguas
albañales, animales que sufren maltrato y abandono? ¿Con sus ancianos
marchitos? ¿Con la naturaleza estropeada, contaminada, de los barrios
marginales? ¿Con la exuberante de playas y cayos donde reinan los
turistas extranjeros? ¿Con las casas derruidas donde tantos viven
hacinados? ¿Con el Capitolio, el Gran Teatro de la Habana, (que ahora no
es de la Habana sino de Alicia Alonso), con los lujosos hoteles donde no
puede ni soñar hospedarse?

Los cambios que se articulen desde esa Cuba soñada, ¿posible?, en la que
ya coinciden tantos proyectos y foros, (la mayoría desde la pluralidad
que solo permite el ciberespacio) deberían tener en cuenta la urgencia
por regenerar raíces, crear sentido de pertenencia. Un primer paso
podría ser ir despolitizando el discurso, venga cual venga. Despojarlo
de epicidades, radicalismos, de yuxtaposiciones violentas. Para que el
cubano de a pie experimente que la administración de un país puede y
debe ser algo que incida realmente con su vida, que puede existir
relación entre discurso y progreso.

Source: Desarraigo | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1473621686_25235.html

jueves, 1 de septiembre de 2016

They Wanted to be Like Che… and They Are

They Wanted to be Like Che… and They Are / Luis Felipe Rojas

Luis Felipe Rojas, 31 August 2016 — Abusers, they beat women in the
street, participate in acts of repudiation, and monitor those who think
differently. They are the kids of the feared Rapid Response Brigade.

Now they are thirty-somethings. They graduated from Cuban universities,
but before they were wearing red bandanas in school, raising their hands
to say "We will be like Che"… and they are.

The Honorary Officials (OH) of State Security are a wildcard of
repression in the service of the Castro tyranny. They started by
betraying their classmates for making a politically tinted joke, or the
neighbor who sold rice in the black market, and now they recycle
themselves in monitoring posts in the neighborhoods where dissidents and
opponents of the Havana regime live.

When the military whistle sounds they turn to kicking women and men who
have no more defense than their shouts of "Freedom for the political
prisoners! Down with Fidel! Laura Pollan lives!"

They wear tight shirts, cheap knock-off gold-colored watches made in
China, and they always wear a frown. This is how they appear in the
photos of the most well-known press agencies in the world, such as AP,
EFE and REUTERS, but no one can hold them to account. The majority of
the western democracies are too focused on picking up the crumbs that
let them get a foothold with those who grant permission in Cuba: to site
a hotel chain, operate flights, whatever it might be, a little corner of
the cake raffled off by the honchos of the Cuban Revolution…

They have traveled the world not precisely to make war like the assassin
Che Guevara, but to say they are persecuted politicians, to get a visa
to stay or work, and to return with a handful of bills to show off to
their fellow countrymen.

They are the sons of communism. Their prize is to sit themselves down in
the first little neighborhood joint and raise a national beer, a plate
with half a pound of pork and in some cases rent a third-hand car.

They wanted to be like Che… and they are. The shamelessness of the human
being has no limits.

Share this:

Source: They Wanted to be Like Che… and They Are / Luis Felipe Rojas –
Translating Cuba -
http://translatingcuba.com/they-wanted-to-be-like-che-and-they-are-luis-felipe-rojas/

68 Domingo Represivo vs #Todos Marchamos

sábado, 27 de agosto de 2016

La estampida

La estampida
VERÓNICA VEGA | La Habana | 27 de Agosto de 2016 - 09:15 CEST.

Tuve en séptimo grado una maestra de Español y Literatura tan
excepcional, que unos años después la busqué en la misma secundaria,
donde pude verla por última vez. Conversamos en la quietud de la
cátedra, antes de las clases vespertinas.

Era el año 1984. Al despedirnos, me pidió que permaneciera en la cátedra
hasta que terminara el acto político y entraran los estudiantes a las
aulas. El efecto ella me lo había descrito, pero igual me estremecí: los
pasos precipitados y voces de los adolescentes por escaleras y pasillos
se sentían como una bestial estampida. Si uno se abstraía de la
situación y se centraba solo en el sonido, sentía pánico.

Mi exprofesora lo había comentado como la expresión de una realidad que
ya ella consideraba alarmante. Hoy me pregunto, de estar viva ella y en
Cuba, qué diría de la evolución de aquella incipiente incivilidad, que
ha permeado incluso a sus colegas, supuestos instructores y ejemplo para
las nuevas generaciones.

Me pregunto también si la causa directa fueron los actos de repudio, aún
recientes mientras sosteníamos aquella conversación, actos que formaron
parte del programa pedagógico (en los que ignoro si ella participó), y
encarnaban la oficialización del irrespeto, la crueldad y el vandalismo.

O si la causa se puede rastrear más lejos, en aquellos gritos también
autorizados de "¡Paredón!" en los albores de la revolución, o si es
culpa de una inercia histórica o genética. Pero, ¿cómo encontrar las
raíces de este mal al que hoy dedican hasta spots televisivos, y donde
se mezclan el instinto de supervivencia y el oportunismo político?

La naturaleza del ser humano es la misma en todas partes. Depende de los
líderes sociales el cómo se maneje. La revolución cubana, con su
tentador discurso de igualdad social y futuro rutilante para los
desposeídos, ha basado su duración explotando década tras década un
mismo elemento: la incertidumbre.

La expropiación, la subordinación total al Estado (esa entidad
omnipotente y sin rostro), y el manido método de "premio y castigo", son
estrategias de desestabilización sumamente efectivas. Es un hecho
ultraconocido que la mayoría se alía al que tiene el poder, no por
principios morales sino por mero instinto de supervivencia.

Haciendo un rastreo minucioso del pasado revolucionario, podríamos
preguntarnos: ¿cómo esperábamos disfrutar de un Estado de derecho si
nunca hubo elecciones libres? ¿Si desde un inicio se estableció un
partido único? ¿Por qué nos creíamos camino al desarrollo si dependíamos
de la Unión Soviética, alianza que nos obligaba incluso en términos de
ideología? ¿En qué se basaba la esperanza de prosperidad si jamás
tuvimos salarios funcionales y su déficit siempre se completó con desvío
de recursos o prebendas a cambio de confiabilidad política?

¿Cómo llegamos a creernos ejemplo de justicia social si se prohibía la
religión, se discriminaba a los homosexuales, a los rockeros, o a
cualquiera que disintiera de lo establecido? ¿Qué interpretación
torcida hicimos de la libertad viendo cómo se nos controlaba la salida y
entrada al país, se cuestionaban nuestras relaciones con extranjeros o
emigrados, el acceso a la información, y los medios pertenecían
íntegramente al Estado? ¿Por qué nos considerábamos patriotas si
estábamos dispuestos a discriminar y hasta maltratar a un coterráneo si
tan solo declaraba querer salir del país?

¿Dispuestos a aprobar el que se excluyera la obra y la presencia de
artistas, intelectuales, cualquier personalidad incómoda al Gobierno? ¿A
estigmatizar como traidores y apátridas a los que se iban?

Cómo esperábamos cosechar una sociedad organizada y próspera si nunca se
pudo expresar abiertamente ni lo que no funciona, y lo primero que se
les enseña a los niños al incorporarse a la escuela es a decir lo que
conviene y no lo que piensan. Cómo pudimos creer que de semejante
combinación surgirían ciudadanos sensibles, respetuosos de la virtud,
con sentido del honor…

La estampida de estudiantes que escuché aquel día, asustada como mi
profesora, era quizás el único acto de espontaneidad que nunca nos
pudieron arrebatar: correr desenfrenados para alcanzar una guagua,
llegar primero que el otro antes de que se agote el alimento, el
producto de aseo, la ropa y hasta el uniforme que nos exigen portar.
Competir década tras década en esta carrera de supervivencia que no
termina, correr como los cubanos que ahora se internan en selvas
colombianas con tal de no ser deportados a la isla, su patria.

La incertidumbre como estrategia, la violencia como reacción. Mientras
no se tiene como base mínima una seguridad, el animal desplaza al ser
social para garantizar su existencia. En ese estado elemental hemos
resistido y hemos construido la única sociedad posible en circunstancias
inciertas: con la improvisación, la desesperación y el atropello.

El nivel que le sigue, tan ansiado y esperado mientras seguimos
reaccionando con todos los matices de la desesperación (mientras la
estampida prosigue, mar afuera), el nivel de la certidumbre que
permitiría el nacimiento de una civilidad, se nos seguirá relegando
todavía hasta lo imposible, se mantendrá en la bruma de la promesa.
Hasta que el edificio se venga abajo por su propia chapucera
construcción, en la que se adulteraron y escamotearon incluso los
cimientos.

Source: La estampida | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1472282139_24892.html

miércoles, 24 de agosto de 2016

El castrismo no es original ni en los mítines de repudio

El castrismo no es original ni en los mítines de repudio
agosto 23, 2016 4:53 pm

Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino (PD) El primer mitin de repudio del
que tuve conocimiento fue en abril de 1980. Fue contra Isabel López, una
muchacha de mi barrio que estudió conmigo en la escuela primaria y con
la que luego, en la secundaria, intenté un noviazgo sin muchas
perspectivas ni consecuencias. Ella y Reinaldo, su marido, llegaron a mi
puerta golpeados, con la ropa destrozada y el terror reflejado en los
ojos. Salieron de la embajada de Perú en La Habana con salvoconducto.
Las autoridades les dieron garantías de que no les sucedería nada y
ellos se lo creyeron, porque ya no podían soportar más el hambre y la
mugre en los jardines de la embajada. La primera zurra se la dieron en
Miramar, a pocos cientos de metros de la embajada. La segunda fue en La
Víbora: la turba estaba apostada, a la vista de la impasible policía, a
pocos metros de su casa, en la concurrida calzada de Diez de Octubre.

Por aquellos días, los mítines de repudio contra los que aspiraban a
escapar del paraíso revolucionario se convirtieron en una deprimente
realidad cotidiana. . Miles de personas indefensas fueron víctimas del
odio orientado por el gobierno. Los mítines duraron, ininterrumpidamente
y en toda su vileza, desde abril hasta septiembre, cuando las
autoridades cubanas cerraron el puerto de Mariel a las embarcaciones
provenientes de la Florida.

Unos años después, tuve un alumno que siendo un niño perdió la visión de
un ojo a consecuencia de una pedrada durante un mitin de repudio contra
su padre, "Tato" Varona, un ex-prisionero político.

Hoy siguen los mítines de repudio contra las Damas de Blanco y los
opositores que las apoyan para negarles el derecho a la protesta
ciudadana pacífica. Desde hace meses, cada domingo, escenifican uno,
cada vez más deleznable, con golpizas y detenciones, frente a la sede
del movimiento, en la barriada capitalina de Lawton.

El ensañamiento contra las Damas de Blanco parece no tener límites. El
pasado seis de agosto, en la funeraria de Luyanó, donde velaban a Gisela
Sánchez Baños, una dama de blanco que falleció de un paro respiratorio,
no escatimaron violencia para impedir que el ataúd fuera cubierto por la
bandera cubana, como era la voluntad de la difunta.

Los estrategas de la represión mantienen su apuesta por las coreografías
callejeras y la indignación popular de utilería. Sólo que cada vez son
menos los que se prestan a la ignominia y el trabajo de los coreógrafos
se hace más difícil para reclutar a sus comparsas.

Pero aún hay turbas vociferantes, pastoreadas por fornidos agentes con
teléfonos móviles, que acuden con disciplina partidista, a bordo de
ómnibus Yutong, prestos a gritar, insultar y golpear si es preciso,
cuando se les ordene.

Las brigadas de respuesta rápida son los émulos de aquellos porristas
que otro general-presidente, Gerardo Machado, pomposo como era para los
nombres, llamaba la Liga Patriótica.

El castrismo es poco original. Tomó préstamos de varios totalitarismos.
Calcó los manuales de la KGB y la Stassi, de los nazis copió los
blockwarts para hacer los Comités de Defensa de la Revolución, convirtió
los thanzigs maoístas en mítines de repudio y a los guardias rojos en
brigadas de respuesta rápida. Los castristas sólo aportaron, a falta de
algo más interesante y por aquello del sabor tropical, las congas y la
chusmería como banda sonora de las golpizas.
luicino2012@gmail.com; Luis Cino

Source: El castrismo no es original ni en los mítines de repudio |
Primavera Digital -
http://primaveradigital.net/el-castrismo-no-es-original-ni-en-los-mitines-de-repudio/

sábado, 6 de agosto de 2016

Una fábrica de inválidos mentales

Una fábrica de inválidos mentales
JOSÉ HUGO FERNÁNDEZ | Miami | 6 de Agosto de 2016 - 07:31 CEST.

Debe tener unos diez años de edad. Viste de un delicado color rosa. Su
carita es tierna como la de todos los niños, pero de improviso se
convierte en una escalofriante máscara de odio. Está destrozando
ejemplares de la Declaración de los Derechos Humanos, al tiempo que
levanta la vista para mirar, roñosa y desafiante, al pequeño grupo de
Damas de Blanco y otros opositores pacíficos que se encuentran bajo el
asedio de turbas violentas al mando de la policía política.

Al ver estas imágenes de espanto, lo primero que me vino a la mente fue
una escena del libro El largo viaje, donde Jorge Semprún describe su
traslado, como prisionero de los nazis, al campo de concentración de
Buchenwald. Al paso del dantesco tren por los pueblos alemanes,
aguardaban en cada estación filas de niños adoctrinados por el nazismo.
Y cuenta Semprún haber experimentado la más extraña y a la vez la más
desgarradora inquietud al sentir la expresión de repulsa en las miradas
de aquellas criaturas, que, sin conocerlos y sin tener la más ligera
idea sobre los motivos por los que iban a prisión, cumplían la orden de
odiarlos.

Sé que se ha dicho antes, pero tal vez no sea capcioso repetir que la
manipulación política que sufren los niños en Cuba no obedece a la
simple expresión de un delirio ideológico retrógrado y perverso. Es un
recurso delictivo. Y aún más, representa un crimen de lesa humanidad, en
tanto implica desfloración de la inocencia infantil y vil atropello de
sus derechos como seres indefensos.

Hay que gastarse un optimismo a prueba de cañonazos para no desconfiar
en la civilización, luego de ver que instituciones que hoy se consideran
de avanzada en el mundo, como la UNICEF, aprueban y aplauden a la
dictadura castrista, aun conociendo (ya que no podrán alegar que
desconocen) tales desmadres.

Entre perplejos e indignados, hemos sido testigos, a lo largo de años,
de las visitas a La Habana de embobecidos directivos de instituciones
internacionales de Derechos Humanos, que han ido a entregar premios y
apoyo moral y material al sistema de educación del régimen, echando por
su boca flores acerca de las escuelas cubanas que, como es bien sabido,
no son sino fábricas de minusválidos mentales, fruto de la
irracionalidad dictatorial en función de devolver a las personas a su
arranque homínido, no solo mediante una manera uniforme de comportarse,
sino de pensar y de hacerlo todo como artefactos de serie única. Desde
los más menudos gestos hasta la sonrisa. Desde el tono de la voz, con
estandarizada y fingida ternura para recitar versitos patrioteros o para
cantar en coro de androides, hasta la vociferante dureza para repetir
consignas en las que prima el odio al "enemigo" y la idea cruel de matar
o morir.

Si bien parece increíble que varias generaciones de cubanos se hayan
sometido mansamente a este ensayo de ablación cerebral en masa, no menos
insólito resulta que ocurriera ante la impavidez y el asentimiento del
mundo civilizado.

No hacen falta más pruebas que la de este testimonio fílmico de Estado
de SATS para corroborar el hecho de que mucha gente en Cuba se halla en
franco proceso de involución, víctima de las aberraciones de un grupo de
facinerosos, que implacable e impunemente actúan sobre la psiquis del
individuo, desde su primeros años de vida, causándole estragos tan
demoledores que hoy es ya inaplicable en las escuelas la lección de
Galileo, para quien, la mejor manera de educar a un ser humano es
enseñándolo a descubrir lo que guarda en su interior.

¿Qué podría brotar ahora mismo del interior de esa niña cuyo
retorcimiento en ciernes no pueden ocultar su tierno rostro ni el
delicado color rosa de sus ropas?

Source: Una fábrica de inválidos mentales | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1470405528_24395.html

lunes, 1 de agosto de 2016

Utilizan niños en otra jornada de represión contra TodosMarchamos

Utilizan niños en otra jornada de represión contra #TodosMarchamos
DDC | La Habana | 31 de Julio de 2016 - 23:37 CEST.

En total 26 personas, 22 Damas de Blanco y cuatro activistas opositores,
fueron detenidos este domingo en Lawton de forma violenta y en medio de
un despliegue represivo, en el que otra vez han sido movilizadas turbas
de civiles, niños y adolescentes, según declararon testigos.

El fotógrafo Claudio Fuentes, presente en la sede de las Damas de Blanco
en La Habana, contó a DIARIO DE CUBA lo ocurrido.

"En un principio, antes de salir, se conectó una especie de bafle y se
le estuvo hablando directamente a toda la población que el régimen trae,
tanto al cuerpo represivo vestido de civil como a la gente del barrio y
lugares colindantes que vienen sencillamente como espectadores", dijo
Fuentes.

Explicó que tanto el exprisionero político Ángel Moya, como Berta Soler
o el líder del Foro por los Derechos y Libertades, Antonio Rodiles, se
dirigieron a los congregados "a nivel de discurso".

Después de ello, salieron finalmente las Damas de Blanco y los
activistas, como cada domingo hacen para llevar a cabo la campaña
#TodosMarchamos.

"Ha sido una movida con el mismo carácter de siempre, tremendamente
agresiva toda la población vestida de civil que han traído. Con un
altísimo nivel de malas palabras, chabacanería y un verbo tremendamente
cruel", señaló Fuentes.

Describió cómo "están poniendo unas telas grandes rojas que dicen 'Todos
Marchamos por la Revolución', con las que tapan y evitan que las cámaras
tomen las imágenes de las golpizas, los arrestos, las técnicas de
estrangulamiento por parte de las mujeres que traen, reconocidas muchas
como oficiales del MININT aunque las vistan de civil para la ocasión",
indicó.

"Los participantes fueron introducidos en una guagua de forma violenta;
las mujeres arrastradas por el piso y finalmente conducidos lejos de
aquí. Las mujeres, para Tarará y otras estaciones de policía", precisó.

Denunció que últimamente a "muchas Damas de Blanco las están soltando al
otro día, incluso en horas de la noche y además en lugares distantes".

Puso el ejemplo de Yamilé Naranjo, que después de ser detenida el pasado
domingo 24, fue liberada al otro día a las once de la noche.

Después del arresto "se queda una cantidad de gente orbitando frente a
nuestras cámaras, ofendiendo en una actitud tremendamente provocativa,
incitando a la confrontación física", señaló el activista, miembro de
Estado SATS.

"Ha sido muy significativo el uso de niños y adolescentes como un modus
operandi ya establecido. Los niños rompiendo los papeles y las
octavillas con los treinta artículos de la Declaración de los Derechos
Humanos. Rompiéndolos y lanzándolos a una hoguera que hicieron frente a
la sede. Hay una violencia en los gestos, es muy triste que esté pasando
esto y permitiéndose", lamentó.

"Se trata de una componenda —dijo— con todos los rasgos del repudio
fascista. Y para rematar, la conga de todos los domingos, con su dos
canciones ya clásicas, y la gente pasando, bailando, contoneándose de
una forma lasciva. Hombres que se agarran los genitales en actitud
provocadora", concluyó.

Iván Hernández Carrillo, retenido a su llegada a La Habana desde EEUU

El sindicalista independiente Iván Hernández Carrillo fue retenido por
autoridades del régimen en el Aeropuerto Internacional José Martí a su
llegada a La Habana procedente de Estados Unidos. Fue obligado a una
minuciosa revisión de sus pertenencias y su pasaporte intervenido.

Varios mensajes en Twitter dieron cuenta de la situación con el portavoz
de la Coalición Sindical Independiente de la Isla. Hernández Carrillo
logró postear antes de que le fuera decomisado el teléfono que le
querían "abrir y registrar" sus maletas.

La iniciativa ciudadana Cuba Decide denunció en la red social que el
opositor estaba "sin su teléfono, sin sus medicinas".

Lori Diaz, miembro del Partido Por La Democracia Pedro Luis Boitel,
informó que junto a Hernández Carrillo se encontraba Regla Burunate.
"Les prohibieron hablar por teléfono", añadió.

Denunció que "el régimen, usurpador de derechos de los cubanos" trata al
opositor "como a un vulgar delincuente".

Según la periodista independiente Sayli Navarro, Hernández Carrillo
dijo: "que registren, pero públicamente".

Iván Hernández Carrillo regresó a la Isla después de un viaje que le
llevó a Estados Unidos y varios países de Europa, la primera salida al
exterior desde que fue excarcelado en febrero de 2011.

El opositor visitó la sede de la Organización Internacional del Trabajo
(OIT) durante su conferencia anual en Ginebra, sostuvo contactos con
entidades de América Latina y Europa y recabó apoyo para los
sindicalistas independientes y trabajadores cubanos.

En Ginebra, participó también en encuentros con relatores de la ONU
sobre detenciones arbitrarias y la tercera edad, y en España sustuvo
encuentros con la prensa y con representantes de partidos políticos.

En la última parte de su recorrido, Hernández Carrillo estuvo en
Washington y en Miami, en Estados Unidos, donde compartió con figuras
políticas, del sindicalismo y defensores de los derechos humanos.

Source: Utilizan niños en otra jornada de represión contra
#TodosMarchamos | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1470001034_24276.html

miércoles, 27 de julio de 2016

En medio de austeridad, gobierno cubano pone a sus turbas en alerta

En medio de austeridad, gobierno cubano pone a sus turbas en alerta
julio 26, 2016
Martinoticias.com

La nueva crisis económica derivada del caos en Venezuela, aunque no
comparable a la de los 90, sobreviene cuando las esperanzas que los
cubanos depositaron en el deshielo con EEUU se han desvanecido.
El diario británico Financial Times publica este martes un reportaje de
su colaborador en La Habana Marc Frank, acerca de las repercusiones de
la crisis económica en Venezuela que se empiezan a sentir en Cuba.

El periodista señala que la advertencia del gobierno de la isla de que
habrá racionamiento de energía y otras carencias, debido a las
dificultades del aliado, evoca en algunos un retorno a la austeridad
económica que traumatizó a la nación isleña después de la caída de la
Unión Soviética.

Frank describe el paisaje en la capital: "Las oficinas del gobierno
ahora cierran temprano, con las ventanas abiertas y chirriantes
ventiladores en lugar de aire acondicionado. La ya escasa iluminación
pública se ha reducido aún más, y el tráfico en La Habana y otras
ciudades se ha reducido notablemente".

La crisis en cifras

El autor cita algunas estadísticas de la nueva crisis: el consumo de
combustible se reduce un 28 por ciento hasta diciembre; la electricidad,
en una proporción similar; y las importaciones, un 15 por ciento, o $
2.500 millones, en una economía centralizada en la que 17 centavos de
cada dólar producido se dedican a la importación.

Si Venezuela ha suministrado durante 15 años cantidades no especificadas
de dinero y unos 90.000 barriles diarios de petróleo a cambio de
servicios médicos y otros profesionales, ahora la agobiante escasez, la
inflación galopante y una economía que se espera se contraiga un 10 por
ciento este año han forzado el presidente Nicolás Maduro a recortar la
ayuda a Cuba.

El colaborador del Financial Times, y también de la agencia Reuters,
cita datos internos de la petrolera estatal venezolana PDVSA a los que
esa agencia tuvo acceso, según los cuales las entregas de petróleo a
Cuba se redujeron el año pasado en 20 por ciento.

Contracción de casi 3 por ciento para 2017

En busca de un pronóstico especializado, Frank consultó al economista
Pavel Vidal, ex empleado del Banco Central de Cuba, que ahora es
profesor de la Pontificia Universidad Javeriana en Cali, Colombia. Vidal
había proyectado a principios de 2014 los posibles efectos en Cuba de
una pérdida gradual de la ayuda venezolana.

"En las condiciones actuales, el Producto Interno Bruto de Cuba se
hundirá en territorio negativo este año, y disminuirá 2.9 por ciento en
2017", opina Vidal. Pero "si las relaciones con Venezuela se desmoronan
por completo, el PIB podría caer un 10 por ciento".

Aunque el economista ha asegurado que la crisis no sería comparable al
apogeo del "período especial" postsoviético, cuando el PIB cubano se
redujo en más de un 35 por ciento, la posibilidad ha llevado a algunos a
advertir sobre los disturbios que podría provocar una repetición de
aquellos penosos años cuando los cubanos comieron gatos callejeros.

Turbas en alerta

El reportaje en el Financial Times recuerda que Karina Marrón,
subdirectora del diario oficial Granma, advirtió este mes de posibles
protestas similares al "Maleconazo" de 1994.

"Se está armando una tormenta tan perfecta (…) este fenómeno de la
reducción del combustible, de la reducción de la energía, señores este
país no aguanta otro ´93, otro ´94, si no queremos ver protestas en la
calle", dijo Marrón en un pleno de la Unión de Periodistas de Cuba.

El gobierno parece estar consciente de ese peligro pues, según Frank,
que cita a un miembro de las denominadas Brigadas de Respuesta Rápida
que pidió no ser identificado, esas turbas, organizadas en la década de
los 90 para sofocar el malestar social, están de nuevo en estado de alerta.

El comunicador destaca el duro golpe que significa la desaceleración
para las limitadas reformas orientadas al mercado de Raúl Castro, en
especial la largamente planeada revalorización del peso cubano (con
vista a unificar la doble moneda), que demanda una cómoda reserva de
divisas.

¿Se acelerarán las reformas?

Algunos creen que, paradójicamente, la nueva crisis podría acelerar la
hasta ahora lenta y calculada apertura económica.

"Los problemas de Venezuela aumentan la posibilidad de reformas en Cuba.
Este gobierno sólo actúa cuando no tiene más remedio", dijo un inversor
español en la isla al enviado de FT.

Por otra parte, a la coyuntura venezolana podrían sumarse factores
ajenos: "Otro problema", dice Frank, "es que también se espera que los
demás países a los que Cuba exporta servicios médicos, como Argelia,
Angola y Brasil, reduzcan el gasto. En 2014, los servicios médicos
reportaron a Cuba alrededor de $ 8.000 millones, o el 40 por ciento de
(lo generado por) todas las exportaciones".

Complicada situación política

Otro experto en la economía cubana, Carmelo Mesa-Lago, advirtió a fines
del 2015 que una nueva crisis encontraría al gobierno en una peor
situación política que en los años 90.

El reportero del FT apunta que la presente recaída económica coincide
con el desvanecimiento de las esperanzas de recuperación que siguieron
al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los EE.UU.

Al pulsar el estado de ánimo de los cubanos, Frank encontró varias
opiniones sombrías, como la del mecánico Ignacio Pérez: "Nada va a
mejorar a corto plazo; sólo puede empeorar: Las calles no serán
pavimentadas, ni las escuelas pintadas, ni la basura recogida, ni el
transporte público mejorará, y así sucesivamente".

Y a pesar de la limitada apertura al sector privado, que ha elevado
relativamente el nivel de vida de unos 500.000 trabajadores por cuenta
propia (los que también se verán afectados por el nuevo período de
austeridad), el economista Vidal señala que "la mayoría [de los cubanos]
siguen siendo muy dependientes de los salarios estatales, cuyo valor
actual en términos reales equivale a un tercio del que tenían en
1989.(Los que dependen de ellos) están en una situación de extrema
vulnerabilidad".

Source: En medio de austeridad, gobierno cubano pone a sus turbas en
alerta -
http://www.martinoticias.com/a/en-medio-de-austeridad-gobierno-cubano-poe-a-sus-turbas-en-alerta/126757.html

63 Domingo Represivo vs. #TodosMarchamos

lunes, 25 de julio de 2016

Golpes, patadas y piedras contra Damas de Blanco y activistas para impedir TodosMarchamos

Golpes, patadas y piedras contra Damas de Blanco y activistas para
impedir #TodosMarchamos
DDC | La Habana | 25 de Julio de 2016 - 01:24 CEST.

Damas de Blanco y activistas que salieron este domingo de la sede de la
organización femenina en Lawton, La Habana, para participar en la
campaña #TodosMarchamos, recibieron golpes, patadas y piedras de la
turba movilizada por el régimen para reprimirlos, dijeron testigos.

"Cuando salimos de la sede nos comenzaron a gritar, nos tiraron piedras,
nos dieron golpes", relató a DIARIO DE CUBA Yamilet Garro, una de las
detenidas, poco después de ser liberada.

Por su parte, Luisa Ramona Toscano, quien presenció los arrestos desde
la sede, dijo que vio cómo propinaban "patadas y piñazos" a Aliuska
Gómez, Marlén González y Micaela Roll.

"A Aliuska una mujer de las turbas le dio con una sombrilla en la
cabeza, otra le dio una patada. Ellas estaban muy agresivas hoy", dijo
Garro.

Las dos Damas de Blanco afirmaron que integrantes de la turba intentaron
con carteles impedir la visibilidad de activistas que grababan en vídeo
el acto represivo desde la sede.

Garro dijo que además utilizaron una gran tela roja que decía "Todos
marchamos por la Revolución" para rodear a las mujeres.

Tras los arrestos, los participantes en el acto de repudio "tiraron
huevos y piedras a la sede", denunció Toscano.

Este fue el domingo represivo número 63 contra #TodosMarchamos, la
campaña con la cual el Foro por los Derechos y Libertades (ForoDyL) pide
una amnistía para los presos políticos.

Como es habitual desde hace semanas, muchos activistas fueron "sitiados"
en sus casas para impedirles llegar al parque Gandhi, en Miramar,
declaró a DIARIO DE CUBA Antonio G. Rodiles, uno de los coordinadores
del ForoDyL.

Solo un disidente pudo llegar al lugar, añadió.

Rodiles señaló que las autoridades montaron en el parque una actividad
con altoparlantes y música que "incluso molestaba dentro de la iglesia
(de Santa Rita) durante la celebración de la misa".

Source: Golpes, patadas y piedras contra Damas de Blanco y activistas
para impedir #TodosMarchamos | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1469402670_24096.html